Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

Mente positiva

14 octubre, 2016

Tener una mente positiva mejora tu autoestima y puede reducir los niveles de estrés y mejorar la salud significativamente.

¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? es muy importante que adquieras hábitos positivos para que puedas mantener un estado mental positivo.

Los pensamientos te harán ser más o menos fuerte internamente porque estos marcarán el camino positivo o negativo para que sigas, por ese motivo resulta tan imprescindible entrenar a la mente con pensamientos positivos.

Si entrenas tu cerebro para pensar en positivo y para ser optimista, los circuitos emocionales de tu cerebro determinarán de forma positiva cómo responder a lo que sucede a tu alrededor.

Te preguntarás, ¿cómo se entrena la mente con pensamientos positivos?

Mente positiva

Para comenzar debes mantenerte saludable,
comer bien, hidratarte correctamente, descansar lo suficiente, hacer ejercicio y pasar tiempo con tus seres queridos. Estos hábitos te darán energía, vitalidad y optimismo. Es difícil ser positivo cuando se está agotado o se lleva una mala alimentación, además, dormir bien consolida los aprendizajes y emociones del día.

El primer paso es decidir ser positivo. Debes tener claro cómo eliges vivir tu vida.

Rodéate de personas positivas. Las personas negativas aumentan el nivel de estrés y su actitud es contagiosa, por lo que debes evitar pasar demasiado tiempo con ellas. Opta por aquellas personas que te hacen sentir bien y con las que pasas momentos agradables.

Utiliza afirmaciones positivas. Recuerda lo que quieres, hacia a dónde vas, lo que te gusta. Trata de pensar en palabras positivas y utilízalas con frecuencia, las personas nos convertimos en lo que pensamos durante el día. Pero sin dejar de ser realistas en las afirmaciones para no caer en la desmotivación o la frustración.

Activa el buen humor, escuchando música, bailando, teniendo conversaciones interesantes con personas interesantes, etc.

Enfócate en tus metas. Las metas harán que empieces el día a día con más ganas. Piensa en la vida que estás construyendo, el valor que aportas a este mundo y a las personas de tu alrededor.

Ten compasión por los demás, preocúpate por los de tu alrededor y expresa agradecimiento allá donde vayas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *