Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

Senderismo en familia

4 noviembre, 2016

Senderismo en Familia

Este año te has decidido a llevar a tu familia de senderismo, los niños ya tienen edad para hacer su primer sendero y te has propuesto que sea una experiencia única para que tu familia disfrute al máximo de la naturaleza.

Has escogido un recorrido no muy largo y de poca dificultad para que los niños puedan terminar la excursión y has planeado rutas alternativas más cortas por si fuera necesario.

¡Ruta planificada! Has preparado la mochila con los imprescindibles, chubasquero, chaqueta, crema solar, gorra, frutos secos, bocadillos, etc y agua. Pero ¿cuánta agua? ¿Te has preguntado cómo debéis hidrataros para la caminata? Es muy importante beber la cantidad de agua adecuada para garantizar una correcta hidratación, especialmente en los más pequeños, pero también es muy importante la calidad del agua que bebemos.

El Agua Mineral Natural sigue unos estrictos protocolos de control en su proceso de envasado que protegen su pureza original, de manera que no necesita ningún tratamiento químico, esto la convierte en agua segura y de calidad.

Primero hay que calcular el tiempo previsto para completar el recorrido para planificar cuánta agua debes llevar por persona, teniendo en cuenta que:

  • Si la caminata va a ser en un ambiente caluroso es recomendable que cuando empecéis a caminar vuestro nivel de hidratación sea óptimo, ¿cómo se consigue? Con una dieta rica en líquidos, ya sean verduras, frutas, etc. el día anterior a la caminata.
  • Dos horas antes de la salida es recomendable beber entre 1 y 2 vasos de agua.
  • A la media hora del inicio debéis reponer líquidos para evitar que empiece a caer el rendimiento por falta de agua en vuestro cuerpo.
  • Cada 15-20 minutos habrá que beber entre ½ y 1 vaso de agua, sin guiaros por la sensación de sed, porque cuando aparece esta sensación ya habéis perdido demasiados líquidos.
  • Lleva el agua en cantimploras que mantengan una temperatura fresca, entre 10 y 15 º es lo ideal, de esta forma ayudarás a mantener el organismo en niveles térmicos adecuados.
  • Después de la caminata. Hay que seguir hidratándose, bebiendo agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *