Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

Hygge; el secreto de la felicidad danesa

29 noviembre, 2016

Hygge San Benedetto

Dinamarca encabeza el ranking de los países más felices del mundo, según el World Happiness Report 2016 publicado por la red de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDSN). Para elaborar el ranking la organización evaluó a los ciudadanos encuestados en base a 6 variables; PIB per cápita (Producto Interior Bruto), esperanza de años de vida, seguridad social, confianza en el gobierno y en las empresas, percepción sobre la libertad para tomar decisiones y generosidad.

Pero el secreto de su felicidad no sólo es el bienestar, sino también una actitud ante la vida y sobre lo que tienen alrededor; una forma de vivir que denominan hygge.

Hygge, que se pronuncia [hu ga], es un concepto danés que no tiene una traducción exacta a otros idiomas, pero que viene a significar algo entre bienestar, acogedor y estar en una situación en la que te sientes cómodo.

La forma más típica de crear una sensación Hygge, es reunirte con seres queridos o amigos, sentados en el sofá frente al fuego de la chimenea, en una noche nevada, con un jersey de lana tejido por tu abuela, con muchas velas alrededor y tomando una taza de café o una bebida caliente.

En Dinamarca los inviernos son fríos y largos y esto influye en cómo se vive, pero Hygge no sólo es algo relacionado con el invierno, el concepto es sentirse como en casa en el lugar que nos encontremos y olvidarnos de los problemas y preocupaciones, buscando ser felices con los pequeños detalles y viviendo cada momento.

¿Quieres saber cómo practicar el hygge?

Te dejamos algunos consejos para conseguir una actitud hygge.

  1. Crea un ambiente cómodo. Ilumina la estancia con velas creando un espacio acogedor, enciende alguna luz tenue si la luz de las velas no es suficiente, si además tienes una chimenea, es ideal. Pon música tranquila de fondo. Da un toque especial a la decoración, con pequeños detalles decorativos como un jarrón con flores frescas.
  2. Siéntete cómodo. Ponte ropa cómoda, quédate un rato más en la cama bajo el calentito edredón con un buen libro y una taza de café o recurre al típico, “sofá, manta y peli” con unas velas encendidas.
  3. Cuida a los que quieres. Una actitud hyggelig, es dedicarles el tiempo posible a las personas que te importan, que te aportan confianza y con las que te sientes cómoda.
  4. Encuentra el momento. Dedica un rato cada día para hacer lo que te hace sentir bien con la gente que quieres o contigo mismo. Encuentra tiempo para cuidarte y relajarte dejando a un lado las preocupaciones y disfrutando de las pequeñas cosas.
  5. Invita a tus amigos y familiares a tu casa. Reunirse en casa consigue ese efecto hyggelig por el espacio cálido, acogedor y cómodo. Funciona mejor en pequeños núcleos porque así es más fácil mantener una conversación entre todos.
  6. Recuerda a tus antepasados. Lo hygge tiene algo de nostálgico. Está muy relacionado con las tradiciones y con actividades u objetos que tienen un gran valor sentimental, como tomar el té en una taza de tu bisabuela o hacer la receta de galletas navideñas de la abuela, es un sentimiento muy hyggelig.
  7. Vive sin prisa. El hygge se consigue con una actitud relajada ante la vida. Vivir y disfrutar el momento, tomarte las cosas con calma y apreciar los pequeños detalles.

¿Preparado para practicar hygge?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *