Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

Consejos para ir a esquiar con los niños por 1ª vez

11 enero, 2017

El esquí es un deporte de aventura, divertido que se puede practicar y disfrutar en familia. Por lo general los padres intentan transmitir su pasión por el esquí a sus hijos. A partir de los tres años, es la edad recomendada para que los niños se inicien en el apasionante mundo del esquí. Si se planifica adecuadamente tendrán una experiencia inolvidable que, sin duda, querrán repetir.

¿Qué debes tener en cuenta para que la experiencia sea positiva?

En primer lugar debes tener en cuenta que vayan bien abrigados y calentitos, cómodos y protegidos.

Lo recomendable es vestirlos con tres capas;

  1. Primera capa: ropa térmica para mantener la temperatura corporal. Y calcetines que cubran hasta la rodilla.
  2. Segunda capa: Un forro polar que proporcione calor, pero que sea transpirable.
  3. Tercera capa: Anorak y pantalones especiales para nieve que sean impermeables, protejan contra el viento y a la vez sean transpirables, cálidas, cómodas y ligeras. Y guantes o manoplas impermeables especiales para esquiar.

Niños esquiando

En cuanto a las protecciones se recomienda usar un casco para evitar golpes en la cabeza, además se debe usar protección para al sol, no sólo con unas gafas o máscara de protección solar adecuadas para esquiar, sino también con crema solar, independientemente de que salga o no el sol.

Llega el momento de elegir el equipo, donde las botas jugarán un papel muy importante ya que resulta un calzado extraño y al que tus hijos no estarán todavía acostumbrados, si es la primera vez. Lo recomendable es que alquiles su equipo, de este modo evitarás realizar una inversión antes de saber si a vuestros pequeños les gusta esquiar. Dejaros asesorar por los profesionales del establecimiento, ellos se encargarán de calibrar el equipo según la estatura y peso.

Para evitar calambres o deshidratación hay que hidratarse bien antes, durante y después de esquiar. Durante la práctica del esquí es recomendable realizar algunas paradas para rehidratar a toda la familia bebiendo agua mineral, bebidas isotónicas u otros líquidos calientes y consumir algún alimento calórico, como frutos secos o barritas de cereales, para no perder la energía.

Llega el momento de subir sobre los esquís, ten paciencia, no los agobies, no los canses demasiado, haz que disfruten y que se lo pasen bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *