Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

¿Cómo evitar la retención de líquidos en el embarazo?

20 marzo, 2017

Retención de líquidos en el embarazo

Estar embarazada es una intensa experiencia de 9 meses, que cada una vive de forma única y diferente. Durante el embarazo te sientes especial porque estás engendrando vida y es algo muy personal, pero son meses en los que vives en una montaña rusa de emociones y en los que el cuerpo sufre muchos cambios. Uno de los cambios más frecuentes que sufren casi todas las embarazadas es la dichosa retención de líquidos, que se agudiza en el último trimestre de la gestación. Sensación de pesadez e hinchazón de las manos y pies o incluso de la cara, son los síntomas más frecuentes.

¿Qué produce la retención de líquidos en mujeres embarazadas?
Hay diferentes factores que pueden influir en la retención de líquidos en las mujeres embarazadas, los cambios hormonales, la compresión de la zona pélvica al aumentar significativamente el útero materno que presiona los vasos sanguíneos, lo que provoca que se acumule líquido en los tejidos, la baja cantidad de proteínas en la sangre y, otros motivos externos como el calor, la ropa ajustada, los zapatos altos o el exceso de peso.

¿Cómo puedo aliviar la retención de líquidos?
Te dejamos unos pequeños consejos y trucos pueden mejorar notablemente la retención de líquidos haciéndote sentir sentir más ligera;

1. Utiliza ropa y calzado que te resulte cómodo y que no sea muy ajustado.
2. Camina, da paseos a diario de unos 30 minutos para facilitar el aumento del riego sanguíneo. También puedes practicar otros ejercicios como la natación de forma moderada.
3. Evita permanecer mucho tiempo de pie quieta o sentarte con las piernas cruzadas durante mucho tiempo.
4. Bebe por lo menos, 2,5 litros de agua mineral natural al día, te ayudará a prevenir la hinchazón y te facilitará la expulsión del líquido que le sobre a tu cuerpo.
5. Reduce el consumo de sal y grasa en tus comidas ya que éstas favorecen la retención de líquidos.
6. Evita darte baños muy calientes, las saunas o exponerte mucho rato al sol.
7. Duerme con las piernas ligeramente elevadas y acostada sobre el lado izquierdo porque favorece la circulación de la sangre entre el corazón y las extremidades inferiores.

Si la retención es excesiva y con estos consejos no mejora tu circulación es recomendable que consultes con tu médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *