Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

La importancia de la hidratación en el trabajo

15 septiembre, 2017

Hidratación en el trabajo

La salud en el trabajo viene determinada por un ambiente de trabajo adecuado que vele por la salud física y mental de los trabajadores, la búsqueda de mejoras en las condiciones de trabajo y en la reducción de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Algunos elementos determinantes para la salud de los trabajadores son la alimentación, la actividad física y una correcta hidratación.

Algunos estudios indican que los trabajadores españoles beben menos agua o ingieren menos líquidos de lo recomendado durante su jornada laboral, que son aproximadamente 1,3 litros de agua mineral diarios, dependiendo del trabajo que se desarrolle. Este dato sugiere que un gran número de trabajadores no están correctamente hidratados y por lo tanto sufren las consecuencias de la deshidratación.

El cuerpo es muy sabio y hay síntomas que nos advierten de la falta de hidratación, como el cansancio, la debilidad, el dolor de cabeza, la sequedad de piel y mucosas, sed intensa, etc. pero cuidado, cuando aparece la sensación de sed, nuestro cuerpo nos está avisando con retraso de la necesidad de hidratación, por eso debemos hidratarnos de forma regular antes de que aparezca la sensación de sed.

La deshidratación puede influir de forma negativa en el rendimiento de los trabajadores y su productividad, así como en su concentración, factores que repercuten directamente en el aumento del riesgo de sufrir accidentes laborales.

Cuando el trabajo requiere un esfuerzo físico se puede producir una sudoración excesiva que conlleva una pérdida de líquidos mayor al consumo de agua, produciéndose un balance negativo de agua, es decir, una deshidratación. La pérdida de sudor dependerá de cada persona, de las condiciones ambientales, la indumentaria, la intensidad y la duración del trabajo.

No todos los trabajos requieren los mismos niveles de hidratación, dependerá del tipo de actividad, por ejemplo los trabajadores al aire libre que están expuestos a altas temperaturas de forma constante durante el desarrollo de su trabajo requerirán una mayor hidratación de forma regular para compensar la pérdida de líquidos, la estación del año, la ropa y equipamientos de protección, o el esfuerzo físico influyen en los niveles de hidratación necesarios de cada trabajador.

Hidratación en el trabajo

Trabajos en hornos, fundiciones, construcción, agricultura y ganadería, siderurgia, minería, pesca, bomberos, panaderías, lavanderías, etc. se desarrollan en condiciones medioambientales duras e incluso extremas, en sitios cerrados, semicerrados o al aire libre, donde el calor y la humedad son elevados, se realiza una actividad física intensa o donde los trajes o equipo de protección individual impiden la eliminación del calor corporal, son trabajos donde es fundamental una buena hidratación ya que afecta directamente en la seguridad del trabajador, en su bienestar, en su rendimiento y en su productividad.

El instituto nacional para la seguridad y la salud ocupacional (NIOSH) recomienda que los trabajadores expuestos a situaciones de calor en el trabajo, tengan fácil acceso a cantidades suficientes de agua de forma regular para mantenerse hidratado durante toda la jornada laboral.

Por ejemplo, la Guía de La Hidratación en el Trabajo escrita por el Prof. Dr. Javier Aranceta Bartrina y el Prof. Dr. Lluís Serra Majem, recomienda que en un trabajo de intensidad física media y ambiente poco caluroso se debería beber por lo menos un vaso de agua o líquido cada hora.

La hidratación es fundamental para el buen funcionamiento del organismo, independientemente de tu tipo de trabajo, hidrátate de forma regular.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *