Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

Consejos para evitar el síndrome posvacacional

30 agosto, 2018

san benedetto sindrome posvacional

Al volvernos a incorporar a nuestra vida habitual tras unas largas vacaciones, nos readaptamos al trabajo y a un estilo de vida más agitado, y con ello, es posible que experimentemos cambios emocionales.

El llamado “síndrome postvacacional” puede producir una sensación de apatía o falta de energía al incorporarnos a nuestro trabajo o la rutina diaria tras acabar un largo periodo de vacaciones, que, normalmente, suele ser en la época veraniega.

Las personas que pueden ser más propensas a sufrir el síndrome postvacacional son aquellas que tienen una menor resistencia ante la frustración.

 El síndrome postvacacional no es una patología como tal, sino un “trastorno adaptativo”. La sensación es similar al estrés y se produce cuando, al final de un periodo de descanso, más extenso de lo habitual, no nos vemos capaces de responder al alto número de demandas que supone la vuelta a la rutina o el regreso a nuestra vida laboral.

Los síntomas pueden variar de tipología e intensidad según las personas, pero en general se caracteriza por:

  • Bajo estado de ánimo.
  • Decaimiento.
  • Apatía
  • Falta de energía
  • Sensación de hastío.

Todo ello baja nuestro rendimiento laboral con las pertinentes consecuencias. Lo mejor por tanto para combatirlo…es prevenirlo! Para ello puedes poner en práctica los siguientes puntos:

  • Guárdate unos días al final de tus vacaciones para adaptarte nuevamente al entorno rutinario. No vuelvas de las vacaciones justo el día antes a la vuelta al trabajo.
  • Reanuda o inicia nuevas actividades extra-laborales para motivarte y adaptarlas así lo antes posible a la rutina del día a día.
  • Haz ejercicio físico para mantenerse activo. Cansarte físicamente te hará dormir mejor. El deporte te hará sentir bien e hidratarse correctamente te ayudara sin duda. Por ejemplo, puedes beber agua Fuente Primavera o bebidas isotónicas como UpGrade, según sea el caso.
  • Adáptate nuevamente a los horarios habituales de forma progresiva adelantando poco a poco la hora de acostarte y levantarte unos días antes del regreso al trabajo, para que después no te cueste tanto.
  • Empieza de manera gradual con tu trabajo, intentando hacer primero, si es posible, aquellas tareas que te gusten más.
  • No te lleves trabajo a casa.
  • Queda con amigos y/o familiares en tus momentos libres, aunque sea en ratos breves, así te podrás distraer socialmente y beneficiarte de la agradable sensación que dejan una buenas risas.
  • Duerme adecuadamente en tiempo y forma para sentirte descansado y en forma al día siguiente.
  • Si lo necesitas practicar la relajación de forma regular para ayudarte a eliminar estrés.

En definitiva, lo más importante es afrontar con actitud positiva la vuelta a la rutina para poder combatir la desmotivación que supone “la vuelta a la realidad” después de unas largas las vacaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *