Compártelo:

Comparte este contenido en Facebook Comparte este contenido en Twitter
San Benedetto

¿Cuánta agua debo beber durante el embarazo?

4 noviembre, 2016

 

Hidratación durante el embarazo

Durante el embarazo las necesidades nutricionales y fisiológicas de nuestro cuerpo sufren importantes cambios que responden a las necesidades del feto y a la propia situación de gestación.

El agua es fundamental para mantener una correcta hidratación durante el embarazo. No sólo es importante la cantidad que bebes, también es importante la calidad de su composición mineral. Por este motivo se recomienda a las embarazadas beber Agua Mineral Natural, porque proceden de manantiales subterráneos, protegidos de la contaminación que no precisan de tratamientos desinfectantes y porque su composición de minerales y de oligoelementos es constante en el tiempo y por esta razón no se producen variaciones en su composición ni en su sabor

El organismo pierde dos litros de agua cada día, beber la misma cantidad no sólo repone la pérdida de líquidos sino que hidrata el cuerpo y hace que funcione mejor.

El Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja a las embarazadas, aumentar al menos 300 ml la ingesta diaria habitual de agua, lo que supone tomar entre 2,5 y 3 litros de agua al día.

Una correcta hidratación durante el embarazo aumenta el volumen plasmático, mantiene la cantidad de líquido amniótico y un correcto desarrollo fetal ya que el agua facilita el transporte de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y su distribución por todo el organismo.

Además, beber la cantidad de agua suficiente ayuda a aliviar algunos malestares propios del embarazo como el estreñimiento y las infecciones de orina.

Durante el embarazo aumenta el umbral de la sed, y el organismo tarda más tiempo en avisar de que necesita agua, por eso beber más agua y en pequeños intervalos aunque no tengas sed, se convierte en una norma general a seguir. Esta acción también ayudará a prevenir la acidez, a incrementar la orina para eliminar toxinas del cuerpo, reduciendo así la formación de cálculos renales, a evitar la deshidratación y puede disminuir el riesgo de sufrir hipertensión e incluso enfermedades dentales.

El agua es buena para ti y para la formación de tu bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *